FisiologíaReproductor




APARATOREPRODUCTORMASCULINO


Los órganos genitales masculinos son:
- Testículos. Tiene funciones endocrinas (producción de hormonas) y funciones de génesis y maduración de los espermatozoides.
- Pene. A éste llegan los espermatozoides pasando primero por las vías espermáticas y, luego, por la uretra. Es el encargado de expulsarlos al exterior.
- Órganos accesorios: Próstata y glándulas de Cowper.


    TESTÍCULOS

    Situación, forma y funciones

    Los testículos son dos órganos que están situados en el exterior de la cavidad abdominal, debajo del pene y alojados en las bolsas escrotales (o escroto).
    El escroto mantiene la temperatura de los testículos ligeramente inferior a la corporal (unos 5ºC) puesto que las células germinales son muy sensibles a los cambios de temperatura.
    Tienen forma ovalada. La superficie es lisa y brillante, de color blanco, formada por una capa fibrosa denominada albugínea que es muy tensa, lo que le confiere una consistencia dura.
    Por su cara posterior, el testículo está en contacto con el epidídimo.
    El epidídimo forma parte de las vías espermáticas. En él se distinguen tres partes: cabeza, cuerpo y cola.
    El testículo y el epidídimo están envueltos por una serie de capas que constituyen la bolsa escrotal. Entre ambos testículos, las diferentes capas (excepto la piel) forman un tabique escrotal que llega hasta la raíz del pene.

Respecto a la estructura interna podemos destacar:

  1. Cuerpo de Highmore. Engrosamiento en la parte posterior de la albugínea. Por esta zona salen las vías seminales hacia el epidídimo.
  2. Lóbulos del testículo. En ellos hay dos o tres conductos contorneados denominados tubos seminíferos.
  3. Tubos seminíferos. Aquí es donde se forman los espermatozoides. Tienen además, células de sostén (células de Sertoli), que sirven de soporte a las células precursoras y a los espermatozoides.
  4. Tubos rectos. Los tubos seminíferos de cada lóbulo desembocan en un tubo recto, que a su vez llega al cuerpo de Highmore.
  5. Rete testis. Entramado a modo de red formado dentro del cuerpo de Highmore por los tubos rectos.
  6. Conos eferentes. Vasos que salen del cuerpo de Highmore y se dirigen a la cabeza del epidídimo.

 

    El testículo tiene función espermatogénica y hormonal (secreción de testosterona)
La espermatogénesis comienza en la pubertad por la estimulación de las hormonas gonadotrópicas de la hipófisis.

  1. Las espermatogonias situadas en la periferia de la pared de los tubos seminíferos proliferan continuamente y se van a diferenciar hasta dar lugar a los espermatozoides.
  2. En primer lugar, cada espermatogonia se transforma en un espermatocito primario. Éste duplica sus cromosomas y se divide en dos espermatocitos secundarios de 23 pares de cromosomas (dotación diploide).
  3. Los espermatocitos secundarios sufren una meiosis y se originan dos espermátides, que contienen 23 cromosomas (dotación haploide).
  4. Al madurar, las espermátides se convierten en espermatozoides haploides, por lo que habrá espermatozoides X (hembras) y espermatozoides Y (machos).
  5. El espermatozoide consta de cabeza, cuello, cuerpo y cola. En la cabeza hay una estructura llamada acrosoma que libera una sustancia que permite la penetración del espermatozoide en el óvulo. La cola permite el desplazamiento a través de los fluídos. Sólo la cabeza penetra en el óvulo.
  6. El espermatozoide sólo puede vivir dos o tres días en el eyaculado, pero es capaz de mantenerse vivo durante mucho más tiempo en los conductos testiculares y el epidídimo.
  7. Las células de Sertoli aportan nutrientes a las células germinales.

 

    La testosterona

    La testosterona es la principal hormona masculina. Está producida por las células de Leydig a partir del colesterol. La testosterona tiene diferentes funciones a lo largo de la vida:

  1. En el feto: la testosterona es responsable del desarrollo de las glándulas sexuales masculinas y los genitales externos masculinos.
  2. Durante la pubertad: es la hormona responsable de los caracteres sexuales secundarios masculinos (tono de voz, crecimiento de barba, desarrollo del vello corporal y púbico, maduración de los espermatozoides, etc)
  3. En el hombre adulto: la testosterona controla todas las funciones sexuales como la libido, la potencia, y la fertilidad. La salud masculina general y el desempeño sexual se mantienen con niveles óptimos de testosterona.

 

    La poca testosterona que circula libre en el organismo se conoce como testosterona biodisponible. Con la edad se produce una disminución en los niveles de ésta, lo que puede ser un factor de riesgo a largo plazo vinculado con determinados problemas de salud y sexualidad por los bajos niveles de testosterona.

    VÍAS ESPERMÁTICAS

    Las vías espermáticas comienzan en los tubos seminíferos del testículo, pero como en el capítulo anterior hemos descrito todas las vías espermáticas que se encuentran dentro de éste, ahora nos centraremos en las que tienen localización fuera del testículo.
   
    Situación, forma y relaciones

    Una vez que el conducto epididimario ha recibido los conos eferentes, continúa descendiendo dentro de la bolsa escrotal, adosado a la cara posterior del testículo constituyendo el cuerpo y cola del epidídimo. La cola del epidídimo se continúa con el conducto deferente que sale de la bolsa escrotal hacia el conducto inguinal.
    El conducto deferente entra en la cavidad abdominal con el cordón espermático por el conducto inguinal, pasando por delante de la rama pubiana, junto a la espina del pubis. Dentro de ésta, el conducto deferente se separa de los demás componentes del cordón espermático y se adosa a la cara lateral de la vejiga. Continúa su recorrido hacia la próstata sobre la que contacta con la vesícula seminal.
    Las vesículas seminales son dos bolsas con función secretora que aportan el líquido seminal en la eyaculación.
    También contienen espermatozoides.
    Tanto el conducto deferente como las vesículas seminales desembocan en el conducto eyaculador.
    El conducto eyaculador atraviesa toda la próstata y desemboca en la parte de la uretra que también la atraviesa.

    Funciones de las vías espermáticas

    La contracción de la capa muscular de las vías ayuda a los espermatozoides en su trayecto hacia el exterior, en el momento de la eyaculación. Además, las células secretoras de los conductos deferentes y epididimario y de las vesículas seminales producen una secreción mucosa que forma parte del líquido seminal que nutre a los espermatozoides y les proporciona un medio protector.

 
    PRÓSTATA

    Situación, forma y relaciones

    La próstata es una glándula de secreción exocrina situada debajo de la vejiga rodeando la uretra y los conductos eyaculadores que desembocan en la uretra.
    Por su forma, tamaño, color y consistencia, es semejante a una castaña. Se encuentra bajo la vejiga, apoyada en el diafragma urogenital y en relación con el recto por detrás y la sínfisis del pubis por delante.
La uretra sale de la próstata por su vértice después de haber atravesado la glándula en sentido vertical.

    Funciones de la próstata

La próstata secreta el líquido prostático hacia la uretra que se une a las secreciones de las vías espermáticas y los espermatozoides para formar el semen. Este líquido es alcalino y neutraliza la acidez de los demás componentes del semen, aumentando la motilidad y fertilidad de los espermatozoides.

   
    PENE

    Situación, forma y relaciones

    El pene es un órgano cilíndrico que pende sobre las bolsas escrotales. Está formado por tres elementos que constituyen los órganos eréctiles: dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso. Los cuerpos cavernosos forman la raíz y la porción dorsal del pene.
    El cuerpo esponjoso está recorrido por la uretra y se une a los cuerpos cavernosos. Forma la porción ventral del pene. El extremo anterior, más dilatado que el resto, se denomina glande. El borde del glande constituye la corona. En su vértice, el glande tiene la abertura hacia el exterior de la uretra, meato uretral.
    La piel está adherida al pene en toda su longitud, excepto en el glande, con el cual sólo se une mediante una línea por su cara inferior denominada frenillo. El resto de la piel del glande está libre, cubriéndolo únicamente en estado de flacidez. Esta porción de piel es el prepucio, que se retrae durante la erección. Cuando su orificio anterior es cerrado, no permite la salida del glande, lo cual constituye la fimosis.

    Función del pene

    El pene tiene una doble función. Interviene en la micción, puesto que contiene parte de la uretra. Por otra parte es el órgano copulador en el acto sexual.
    Por estimulación parasimpática, los cuerpos cavernosos y esponjoso se llenan de sangre, con lo que el pene aumenta de tamaño, se endurece y se pone rígido durante la erección. En este proceso intervienen varios factores; en primer lugar, la dilatación de las arterias produce el llenado de los cuerpos cavernosos y esponjoso; por otra parte, la musculatura de la raíz del pene se contrae impulsando aún más la sangre hacia el pene.
    La erección que en un principio es un acto reflejo, puede ser inhibida por estímulos psíquicos, como el temor. Los pensamientos o imágenes sexuales pueden desencadenar el proceso de erección. La corteza cerebral actúa como un centro integrador de la actividad sexual, modificando los reflejos que intervienen en ella, bien sea favoreciéndolos o disminuyéndolos.
    Las contracciones del músculo bulbocavernoso (en la raíz del pene) impulsan el pene en la eyaculación a través de la uretra peneana.

    Durante el coito se observan en el hombre diversos cambios fisiológicos que se pueden resumir en tres fases:

  1. Excitación. Se produce la erección del pene, un aumento de tamaño y elevación de los testículos, un incremento en la tumescencia y coloración púrpura del glande y secreción mucosa de las glándulas
  2. Orgasmo. Se induce la contracción del epidídimo, del conducto deferente y de los órganos accesorios. Se produce una emisión seminal, que llena la uretra, dilatándola, lo cual conduce a la eyaculación, por contracción rítmica de los músculos bulbocavernosos e isquiocavernosos y también del esfínter anal.
  3. Resolución. La última fase está definida por una involución rápida de la erección, con vuelta a los niveles de partida, relajación muscular y disminución de la vasocongestión. Estos cambios se acompañan de un periodo refractario más o menos largo.

   


    URETRA MASCULINA

    Desde la vejiga urinaria, la uretra desciende, atravesando la próstata desde la base hasta su vértice: uretra prostática. En este tramo desembocan los dos conductos eyaculadores y, entre ellos, el utrículo prostático (pequeño divertículo) Desembocan, también, las glándulas prostáticas.
    Dejando atrás la próstata, la uretra atraviesa el diafragma urogenital: uretra membranosa. En esta porción está rodeada por las fibras del esfínter estriado (voluntario), y por detrás, las glándulas de Cowper que aportan una secreción mucosa lubricante. Desembocan cuando la uretra atraviesa el bulbo esponjoso del pene.
    Por debajo del diafragma urogenital, la uretra entra en el bulbo esponjoso; traza una curva hacia delante siguiendo todo el trayecto del cuerpo esponjoso hasta el glande, donde se abre al exterior: uretra peneana. En ésta, desembocan pequeñas glándulas mucosas, a lo largo de todo el trayecto, con acción lubricante.

    Los órganos genitales masculinos son:
- Testículos. Tiene funciones endocrinas (producción de hormonas) y funciones de génesis y maduración de los espermatozoides.
- Pene. A éste llegan los espermatozoides pasando primero por las vías espermáticas y, luego, por la uretra. Es el encargado de expulsarlos al exterior.
- Órganos accesorios: Próstata y glándulas de Cowper.